lunes, 22 de octubre de 2018

ALGUNOS DE MIS POEMAS DE TEMÁTICA POLÍTICA Y SOCIAL


Pon la palabra de la paz
en el ánima de tu boca
y dispara como quieras
y adonde quieras
la munición del diccionario.
Históricamente, la poesía política y social, ha sido un tema que los llamados poetas puros siempre han eludido, y no entiendo porqué, pues si estamos de acuerdo en que la poesía es una manifestación del alma, difícilmente nadie se puede sustraer a los efectos que la política ejerce sobre la sociedad en general y sobre todos y cada uno de nosotros en particular, y claro está, sobre nuestras almas, especialmente en las clases trabajadoras, entre las que hubo y los hay, muchos y muy buenos poetas.
De mi colección particular de “pegatinas”
            No me quiero comparar con nadie, pues solo me considero un aficionado a la poesía, y mucho menos con ninguno de los grandes poetas que fueron autores de poemas comprometidos que han trascendido hasta la actualidad, y a los que admiro profundamente, pero sí quiero hacer mención de algunos de ellos al menos, porque con su atrevimiento demostraron que se puede ser un literato universalmente reconocido y escribir los poemas de mayor contenido social y político y no sentir vértigo por ello, sino todo lo contrario.
            El primero al que quiero mencionar es a Quevedo, que tanto en poemas morales, como satíricos y directos no tuvo ningún reparo en posicionarse sobre temas políticos y sociales de su época, y lo pagó caro, incluso con la cárcel.
            Más cercanos en el tiempo pero no menos comprometidos, tenemos por ejemplo, a Miguel Hernández, Antonio Machado, García Lorca, Violeta Parra, Rafael Alberti, León Felipe, el polifacético Luis Eduardo Aute, y tantos y tantos cantautores cuyos poemas y canciones recordamos los que vivimos la transición política de forma activa, Lluís Llach, Paco Ibáñez, Luis Pastor, Víctor Jara, Manuel Gerena, Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Pablo Milanés, José Antonio Labordeta,…y cantantes transgresores como por ejemplo, los Beatler o Bob Marley, a todos ellos, algunos los llevamos en un cálido rinconcito de nuestro corazón mientras vivamos, porque sin su contribución al progreso estaríamos todavía en la Edad Media.
En estos tiempos de salvaje individualismo es difícil encontrar poetas que tengan como inspiración las contradicciones, incoherencias y abusos de poder con los que frecuentemente nos amargan la vida la mayoría de los políticos actuales, aunque es digno de elogio saber que hay algunos artistas, raperos y humoristas gráficos que se juegan la cárcel y su futuro con sus provocadoras letras, en un país en el que la justicia y la libertad brillan por su ausencia.
            La literatura en general y la poesía política y social en particular, ha sido y es el arma que solemos utilizar los pacifistas contra la injusticia y contra el abuso de poder que cotidianamente sufrimos los ciudadanos de parte de los poderes fácticos de todos los escalafones y de todos los tiempos.
Es verdad, que como siempre ha sucedido, la mayoría de los que escriben poesía nunca encuentran la inspiración en temas políticos y sociales, y prefieren centrarse en temas banales e indefinidos, seguramente con el fin de no herir ciertas sensibilidades que pudieran ser necesarias en cualquier momento, pero yo siempre he tenido una mente libre de ataduras y de prejuicios, por lo que normalmente escribo lo que considero oportuno y necesario para seguir avanzando.
            La mayoría de mis poemas políticos los tengo inéditos en un encuadernado, al que les puse por título “Del conductor de ciegos a la mula Francis”, en el que trato temas de política social y pacifista de la décadas de 1980, 90 y 2000. 
            Todos tenemos miedo a algo o a alguien, la diferencia estriba en cómo lo afronta cada cual, de ahí, este poema que escribí en tiempos de la transición política, cuando algunos de los que estábamos comprometidos en la lucha por un régimen de libertades teníamos que cuidarnos de muchos de los que parecían ser amigos y compañeros de viaje.

                                TEMOR AL MIEDO
                        Miré a los interiores y temí
                        que el miedo fuera adolescente
                        como yo,
                        y un espasmódico reflejo
                        me recorrió la médula espinal
                        como un rayo,
                        cuando se ofreció ante mí
                        con toda su altivez.

                        Abrí los ojos y soñé
                        que el miedo al dolor
                        era un cuento,
                        y se introdujo en lo más profundo
                        de mi intimidad,
                        como un parásito indeseable.

                        Soñé que el miedo
                        nunca podría profanar
                        el espacio virtuoso de la soledad
                        y desperté,
                        aterido de un miedo tan espeso
                        como indescriptible
                        que atravesaba ávidamente
                        los blindajes de mi espíritu.

                        Temiendo al miedo,
                        cerré los ojos y volé
                        por los celajes inmensos
                        de la libertad,
                        y en la sala de mis ensueños
                        anidaron libremente
                        los pájaros de la fantasía.

                        Y empapándome en el miedo
                        miré a la vida
                        cara a cara,
                        y sentí clavarse en mis entrañas
                        sus vidriosos ojos
                        ebrios como sudarios mortuorios.

            Al principio del actual período seudodemocrático, todo fueron imposturas durante los 14 años que Felipe González gobernó este país. Se rodeó de personas corruptas y derechistas reconocidos como José Barrionuevo, falangista con carné socialista, cabeza visible del Terrorismo de Estado en el Gobierno del PSOE (el GAL), y de otros personajes no menos sombríos y reaccionarios como Luis Roldán. Al periodo felipista le dediqué muchos de mis poemas políticos

ES LA HORA DE LOS BUEYES
                        Llegaron las horas del sosiego y de la paz
                        y las noches se plagaron de relucientes estrellas
                        para los noctámbulos y los bohemios.

                        Eran los días del silencio de los campos
                        y en sus tardes germinaron amapolas
                        que esculpieron el paisaje de colores indecisos.

                        Fueron los años del preclaro despertar
                        y un ramillete de rosas y de lilas
                        poseyeron a la diosa de los sueños.
                                   ¡¡ Ya no se llevan los yugos
                                               es la hora de los bueyes!!

                        Llegaron las horas de abolir el miedo
                        y un furioso torbellino de ansiedades
                        demandaba por las calles su inquietud.

                        Eran los días de la templanza y el ocio
                        y un vendaval de incontenibles pasiones
                        destronaba impudoroso la moral de las costumbres.

                        Fueron los años de entronar las libertades
                        y un inefable cortejo de fanfarrias y arlequines
                        despidió a los ideales en su última morada.
                                   ¡¡ Ya no se llevan los yugos
                                               dejad que salgan los mansos!!

            Los que vivimos la transición y posteriores épocas, sabemos bien lo falsos que pueden llegar a ser algunos personajes que ascendieron al poder, gracias a programas electorales embaucadores, para una vez que se apoderaron del sillón, aplicar la política que a ellos más les beneficiaba personal y políticamente, y que a la vez sirviera a los intereses de sus patrocinadores y de los más privilegiados de la sociedad. 
De mi colección particular de pegatinas. Elaboración propia

¡¡SILENCIO!!
¡¡Silencio!! escupió Manuel
y el poeta contestó,
¡¡Libertad!!

¡¡Silencio!! gritó Suárez
y el poeta respondió,
¡¡Libertad!!

¡¡Silencio!! ordenó Tejero
y el poeta le gritó,
¡¡Libertad!!

¡¡Silencio!! dijo Leopoldo
y el poeta apostilló,
¡¡Libertad!!

¡¡Libertad!! soltó Felipe
y el poeta susurró,
¡¡Dónde estáaas!!
-----------------------------------------

A UN PELELE Y SU BIGOTE
Érase un señor bigote
repelente y negro oscuro
al estilo puro y duro
del criminal galipote.

Era un señor monigote
fascistoide muy maduro
con vocación de seguro
de tonto de capirote.

Érase un bigote carca
en un pelele adosado
que quería ser veleta,

y se propuso la marca
de que fuese recordado
como “el Presi marioneta”.
------------------------------------------

                                          LA LIBERTAD ERA UN POEMA
Libertad, era la reina
de la noche
conservándose en el whisky
y la cerveza
de los pub del malecón.
                Libertad, era la princesa
de la fantasía
embelesada en un sueño
de placeres
que habías soñado tú.
                Libertad, era el galán
de la madrugada
buscando entre la basura
una estrella
que le alumbrara en la oscuridad.
                Libertad, era la mujer
expulsada del Edén
y condenada al sufrimiento
por insumisa
y por querer a Dios y adorar al diablo.
                Libertad, era la musa
de la minifalda
enseñando sus braguitas color violeta
y vendiendo amor
por las aceras del viejo Molinete.
                La libertad, era un poema
de amor y pasión
escribiéndose entre las ingles ardorosas
de una amazona liberal
que cabalgaba febril sobre su amante.
--------------------------------------------------

NO ERAN TIEMPOS PARA SOÑAR
Ciertamente, aquellos eran tiempos difíciles
para los soñadores idealistas.
Era difícil soñar al lado de unos zombis
reclamando su gramo de estupidez adulterada
para ausentarse de la vida un rato más.

Cualquier esquina era buena
para traficar con la muerte.
Cualquier rincón podía ser bueno
para sucumbir a una oferta tentadora del diablo.

Los perros callejeros te ladraban desaforados
cuando subías a deshoras
la cuesta de la calle del Alto.

Eran tiempos difíciles para los soñadores.
Sí, era difícil soñar, con un espantajo blanco
galopando sin descanso tras de ti
invitándote a subir a su grupa.

Las noches perdían la brillante luminosidad
de las estrellas colgadas de lo alto
y el temor y la angustia se adueñaban de las calles.
Y los narcisos de la plaza de La Merced
se desangraban sin remedio entre la penumbra
con el último chute de heroína.

Los dóberman atolondrados
amenazaban enfurecidos a los transeúntes
que pasaban cerca de sus fauces.

Realmente, aquellos tiempos no podían ser
los más propicios para soñar.

No, no se podía soñar
en el espacio vital de las pesadillas.

            En los primeros años de la actual etapa democrática, tuve la suerte de dar con personas con las que encaucé mis pasos en el conocimiento de la flora y la fauna de nuestro entorno, y en defensa del medio ambiente y de la paz en el mundo, y con ellos participé durante muchos años en el Grupo Pancratium, en el Grupo Ecologista del Mediterráneo (creo que era así como se llamaba), y en el Comité Anti-OTAN de Cartagena y de la Región de Murcia, así como en el grupo Antimilitarista Arco Iris.
  De mi colección particular de “pegatinas”

LOS CAMPOS DE LA MISERIA

                                           Mis palabras se disfrazan de humo

entre palomas de papel
que anuncian la paz para Occidente
mientras rugen los misiles
de la enésima cruzada
en las carnes de Bagdad.

          Mis labios se pronuncian
solidarios contra el hambre
y tranquilizan mi conciencia
temerosa del supremo
flotando en la abundancia
que me procura
la sociedad de consumo
mientras África se muere
con la boca llena de nada
y el estómago harto
de pasar hambre.

          Mis manos civilizadas
atrapan sueños al vuelo
pendientes de un hilo
en la torre de Babel
y siembran de miedo
y de crueles sufrimientos
los campos de la miseria.
Y mientras mis ojos
dominan ausentes
el desesperado escenario
de las gentes sin presente ni futuro.
---------------------------------------------

De mi colección particular de “pegatinas”

DE QUÉ PAZ NOS HABLAN

         De qué paz
nos hablan
esos payasos
que nos llaman
a filas
y a los bombazos.
         De qué paz
nos hablan
esos patriotas
que se pasan
las leyes
por las pelotas.
         De qué paz
nos hablan
esos embusteros
que roban
y matan
como cuatreros.
         De qué paz
nos hablan
esos belicistas
que bendicen
las bombas
de los fascistas.
De qué paz
nos hablan
esos cretinos
si la libertad
la ordenan
los asesinos.
De qué paz

nos hablan

esos “valientes”
que asesinan
a niños
y a inocentes.
De mi colección particular de “pegatinas”. Elaboración propia.

HALLOWEEN EN OCCIDENTE

Es la víspera de Todos los Santos

y la luna llena se dibuja esplendorosa
en una atmósfera celeste
de luciérnagas resplandecientes.

En New York, Halloween se festeja por todo lo alto.
Los niños bien y otros portentos por el estilo
se disfrazan de calaveras para asustar al miedo
y se atiborran de kétchup y hamburguesas
bajo la poderosa cobertura
de la estatua de la libertad.
Mientras, las bombas de racimo
revientan niños hambrientos en Afganistán
¡por la libertad y la justicia infinita
dicen los telediarios!

Es la noche de los que ya no están
en el mundo de los vivos
y los vivales de siempre hacen su agosto
al calor de otros fantasmas
que arrastran sus cadenas como zombis
tras la bota inquisitorial
del gran pistolero.

Es la noche de los muertos en Occidente
y El Tenorio vuelve a tomar las pantallas
de la televisión de siempre
y como una novedad, siglo y medio después,
sigue buscando el amor de doña Inés como un poseído
entre las tumbas del cementerio.

Es la noche de los familiares difuntos
y sus espíritus vuelven a llenar los hogares
y los corazones de acuosos recuerdos
a la luz de las mariposas nadando en aceite.

Mañana, los cementerios de Occidente
serán el centro de reunión de las comadres de siempre.
Y hablarán con entusiasmo del culebrón de actualidad
¡qué tierna la escena del niño angustiado que busca a su perrito!
y llorarán desconsoladas por la suerte del animalito.
Y despellejarán a la vecina del tercero
¡fíjate si es..., que su amante la visita todos los días!
y se recomerán de envidia en su interior.
Y suspirarán por lo desaprovechado que está fulanito
¡ay, con lo bueno que está, tú, y dicen que es marica!
Y se quejarán de lo poco que las usan sus maridos
¡como me descuide me voy al otro barrio virgen y mártir!
Y suspirarán profundamente emocionadas.
Y se embriagarán con el intenso aroma de rosas y claveles
y de lirios y crisantemos que enajenan los sentidos.

Mañana en Afganistán seguirán hablando de paz
las terroríficas bombas que el imperio
arroja contra los infieles.
Y seguirán muriendo personas indefensas
pero allí ya no queda tiempo
para tener miedo.
Ni siquiera queda tiempo
para velar a todos los muertos
ni tampoco quedan flores que llevar a sus tumbas.
Sólo las bombas florecen
en los campos de la guerra.
Sólo la destrucción y el horror
se recolecta a su paso.
Pero aquí, en Occidente,
no se escucharán los gritos de dolor
ni se notará el terror, ni la devastación, ni el hambre...
que tantos ciudadanos del mundo sufren.
¡Queda tan lejos Oriente...,!
                   -------------------------------------------------------

Qué gusto que da
escuchar a los ladrones
gritando libremente
¡¡Que somos españoles!!
De mi colección particular de “pegatinas”

CORBATA ROJA, CHAQUETA AZUL

Una palabra rojiza
un señor locuaz y escriba.

A una palabra azulada
le acompaña una balada.

Un señor corbata roja
y un señor chalet de forja
               si un hombre pide trabajo
               y acaso fuera más rojo, ¡al carajo!

Un señor chaqueta azul
con negocio en Estambul
               si un hombre llama a su puerta
               y acaso le pide pan, ¡a la mierda!

Un señor corbata azul
flechas y yugo de emblema
y un señor chaqueta roja
en la solapa una rosa
¡dónde está la diferencia!

Dibujo: elaboración propia

lunes, 8 de octubre de 2018

LA RELACIÓN FUTBOLISTICA ENTRE ALUMBRES Y ROCHE A TRAVÉS DEL TIEMPO


         Ya en mi libro “ALUMBRES CIEN AÑOS DE FÚTBOL. 1909-2009”, hice referencia a la relación deportiva que históricamente ha habido entre Alumbres y Roche, y sinceramente, en un trabajo dedicado a los cien años de fútbol en Alumbres, no podía detenerme en ningún caso concreto como pretendo en este escrito, aunque inevitablemente sí nombré a la mayoría de los jugadores de nuestro vecino Roche que jugaron en diferentes formaciones alumbreñas.
Así que, siguiendo la estela de mi amigo Paco Bastida, en el apartado que dedicó al fútbol de Roche en su libro “ROCHE, por ejemplo”, y que publicó el año pasado 2017, quiero aportar algunos datos del fútbol de su pueblo y fotos de equipos, tanto de Alumbres como de Roche, donde aparecen jugadores de un pueblo participando en equipos del otro y al revés.
También quiero aprovechar para agradecerle que me haya autorizado a utilizar su libro como fuente de datos, y a la vez la deferencia que tuvo conmigo al dedicarme unas palabras, en el apartado de agradecimientos de su magnífica obra de una forma tan afectuosa y sobre todo tan emotiva para mí A Paco Atanasio, cronista oficioso de Alumbres, al que debo muchos datos ya reseñados”. Como se puede apreciar me califica de cronista oficioso, que no oficial, lo aclaro no sea que a algunos de los actuales mandamases de Alumbres les pique y no sepan cómo rascarse.
En esta foto de mediados los años ´60 podemos apreciar la presencia de tres alumbreños con el equipo de Roche en el campo del Poblado de la Refinería de Escombreras, Pencho y Bombi abajo y yo arriba entre el Pájaro y Garrucho.
Hay constancia escrita de las buenas relaciones futbolísticas que a lo largo del tiempo ha habido entre nuestros pueblos, especialmente desde mediados del siglo pasado, tiempo en que los encuentros entre equipos de ambas poblaciones son frecuentes, igual que con los de otras poblaciones cercanas como La Unión, Portmán, Garbanzal, El Algar, El Llano, Cartagena, etc. cuyos partidos son presenciados por numeroso público, y en los que muchas veces encuentras jugadores del pueblo con el equipo rival y al revés.
Por otro lado, es lógico que Alumbres, por ser un pueblo más grande y añadiría yo, menos rural, tenga más historia futbolística, aunque también debo decir, que algunos jugadores de Roche que los aficionados alumbreños tuvimos la suerte de verlos jugar en equipos de nuestro pueblo, estaban muy bien dotados para la práctica de este deporte y nos dieron muchas alegrías, aunque supongo que tantas como las que los nuestros le dieron a los aficionados de Roche.
En esta foto de la inauguración del 4º campo de Fútbol, el de la Sociedad “La Humanitaria”, hay 4 jugadores de Alumbres con el equipo de Roche: Faustino, el jugador que más sobresale de los de arriba, e Hilario, Zarrica y Andres “Chérif”, los tres de la derecha de la fila de abajo.
 Esta otra foto del equipo de Roche debe de ser de principios de los años 60, y en ella forman los alumbreños, Faustino y Mateo arriba, a uno y otro lado de Eugenio, y abajo Hilario y Zarrica en el centro de la imagen
El día 2 de julio de 1951 se inauguraba un campo de fútbol en Roche, en terrenos cedidos por José Imbernón López, para lo que se organizó un encuentro entre los equipos, Roche FC y Minerva de Alumbres. Antes de iniciar el partido fue bendecido el terreno de juego por el cura Ramón Moreno Pérez, que por esas fechas era párroco de Alumbres.
El saque de honor lo realizó la Stª. Paquita Meroño, que entregó un banderín al capitán del Minerva, del que a su vez recibió un ramo de flores.
El árbitro del encuentro fue el dueño del terreno de juego José Imbernón que según el cronista estuvo acertado, y el resultado final fue de victoria por la mínima del Minerva de Alumbres por 0-1. El gol lo marcó Ojados de fuerte disparo, después de driblar a varios contrarios.
Fueron destacados por el Minerva, el portero Hernández, Agapito y Ojados, y por el equipo local todos por el coraje que pusieron.
Roche FC: Cuervo, Zamora, Martín, Valencianet, Tomás, Pepino, Rubio, San Martín, Salvador, Caco y Diego.
Minerva: Hernández I, Pérez, Ojados, Agapito, Alfonso, Carrillo, Barcelona I, Barcelona II, Hernández II, Olivares y Caparrós.
En mi opinión, algunos de los jugadores del Minerva son conocidos con otras denominaciones: el portero Hernández I sería “el Mahoma”; Hernández II, Pencho Hernández; Ojados “Pepe Sotelo” o Paco “de Eleuteria”; Carrillo “Horacio”;  Barcelona I y Barcelona II serían los hermanos Porrones “Pedro y Juan”, y Caparrós, Pedro o Antonio.
Pues bien, todo parece indicar que el campo inaugurado que acabo de comentar es el que Paco menciona como el mejor que tuvo Roche, o sea el segundo, pues fue inaugurado, en la época que él indica, alrededor de los años ´50, y los jugadores que menciona de esos tiempos también coinciden, Cuervo, Caco, Agapito y Antonio Ojados, etc.
En esta foto del equipo de Alumbres, en El Secante, vemos a un jugador de Roche, Meroño.
Paco Bastida en su libro menciona la existencia de 5 campos de fútbol en diferentes épocas, uno de ellos,  el 2º, lo describe así En torno a los años cincuenta, tuvo el mejor campo que nunca hubo aquí: se encontraba detrás de la casa del “Chalet”, paralelo al estupendo juego de bolos largos. Era un campo de buenas dimensiones, con una perfecta horizontalidad, difícil de encontrar en un entorno tan quebrado como es el de Roche. En él se jugaron excelentes partidos de fútbol y varios mini campeonatos”.
Como es natural en tiempos pasados, cuando predominaba el matonismo en los pueblos y la mayoría de los partidos de fútbol entre vecinos terminaban con violencia, hay múltiples historias de comportamientos antideportivos, y yo he relatado muchas de ellas en mis libros, unas veces los alumbreños fueron los principales protagonistas, y otras las víctimas, era el signo de los tiempos, por lo que no es nada de extrañar que sucediera en Alumbres lo que relata Paco Bastida en su libro. “Las fiestas de Roche y de Alumbres fueron siempre momentos propicios para jugar un “desafío”. Y se jugaba. La rivalidad futbolística de los dos pueblos caracterizaba al partido como casi un derby. En la mayor parte de las ocasiones, ganaba Alumbres porque llevaban, generalmente mejor equipo. Pero en esta ocasión no ocurrió así. En el duelo había una copa. Se jugó en el Campo del Secante y ganó Roche, pero al público no le gustó el resultado; para ellos no había sido justo. Las cosas se pusieron muy turbias para que el equipo ganador saliese de Alumbres con la copa, ¡y en las fiestas de San Roque! Agapito recibió una pedrada: había traicionado a su pueblo, ¿o fue Caco el autor del gol? Hay versiones. Tuvo que intervenir la guardia civil y nuestros vencedores tuvieron que abandonar el pueblo escoltados. Otros recuerdan que salieron de dos en dos y se concentraron en la Casa de la Cruz, finca entre Alumbres y Borricén. ¡Cosas del fútbol!”.

Como dice Paco Bastida, sobre esta anécdota hay versiones, y por lo que a mi me contó Valentín “el Chato”, la mayoría de los jugadores del equipo de Roche eran de Santa Lucía, La Unión y Alumbres, el que recibió la pedrada fue el hermano de Agapito, Antonio Ojados, y el que marcó el gol de la victoria del equipo de Roche uno de Santa Lucía.
 También aquí con el equipo de Alumbres en el Campo de Los Juncos, vemos a Pepe Cruz (Pepe de Roche)
En todos los sitios cuecen habas, y a los equipos de Alumbres también le ocurrieron cosas desagradables en lugares de nuestro entorno, por lo que algo parecido le ocurrió al equipo juvenil del Minerva de finales de la década de 1950 principios de los ´60, que invitado a jugar en las fiestas de Los Camachos, y después de ganar el partido, la Reina de las Fiestas y Damas de Honor, se encerraron durante varias horas porque no querían entregar el trofeo a los jugadores de Alumbres, aunque al final ganó la paciencia de los jóvenes jugadores del pueblo que pudieron llevarse el merecido premio.
            Ese trofeo, una pequeña copa, se “mojó” en el Canalote, que era por entonces un lugar encantador muy visitado por los alumbreños, y algunos de los que asistimos a la celebración probamos por primera vez el néctar de los campeones, (que traducido al castellano de aquellos tiempos de escasez se trataba de un vino barato) aunque consumido en la copa conquistada sabía a gloria.
En este equipo de La Salle Minerva en Liga Nacional de Juveniles de 1988-89 están Ginés Alcaraz y José Luis Moral
En esta foto de la selección Juvenil Murciana posan José Luis y Ginés Alcaraz de Roche que juegan en La Salle Minerva
en categoría Nacional de Juveniles
Jugadores alumbreños que de una u otra forma y en diferentes épocas participaron con los equipos de Roche se recuerdan: Agapito y Antonio Ojados, Valentín Castejón “Chato”, Faustino Conesa, Mateo Jiménez, Hilario Celdrán, José Celdrán “Zarrica”, Andrés Conesa “Cherif”, Pencho Sánchez, José Conesa “Bombi” y éste que lo cuenta, que siempre fue amigo del fútbol y los futbolistas de Roche. Estos son los jugadores que tengo controlados, aunque puede que haya habido más, lo siento si hay alguno que no menciono.
Jugadores de Roche que jugaron en diferentes equipos de Alumbres a lo largo del tiempo: Salvador Meroño, Pepe Cruz(siempre lo conocí como Pepe de Roche), Juan y Ginés Alcaraz, José Luis Moral, Beatriz Alcaraz, José Marcelino Alcaraz (Leme), Evidentemente no cuento aquí a niños que no jugaran al menos con los juveniles.
Leme con la SFC Minerva en 2ª Regional en 2014
Beatriz Alcaraz con el equipo del CD Minerva Féminas en 2015
Leme y Beatriz con el equipo de Infantiles "A" de la E. F de Alumbres 2007-08

Fuentes consultadas:
-ROCHE, por ejemplo. Francisco Bastida Martínez.
-Alumbres cien años de fútbol 1909-2009. Francisco Atanasio Hernández.
-Centenario del Fútbol en Alumbres 1909-2009 (revista del centenario). Francisco Atanasio Hernández.
-Alumbres en el siglo XX. Francisco Atanasio Hernández.
-El Noticiero. Archivo digital, Histórico Municipal de Cartagena.
-Fotos: archivo particular de Francisco Atanasio Hernández.